Léxico

El léxico de la LSE lo componen el conjunto de los signos de la lengua, su vocabulario. Tradicionalmente las gramáticas no tienen una sección dedicada al léxico, pero, en el caso de las lenguas de signos, el léxico es de gran interés y, por tanto, en la GramLSE tiene un apartado propio que se compone de varias partes. Este es un resumen de toda la sección del léxico. 

El léxico incluye información sobre la forma de los signos (cómo se articulan), a qué se refieren (su significado) y sus funciones (su categoría gramatical o parte del discurso).

Entre los contenidos de esta parte de la GramLSE abordaremos lo que es un signo. Veremos, por tanto, cómo distinguir unos signos de otros en un enunciado. Además del signo, existen otras unidades que a veces no son fáciles de diferenciar con respecto a un signo, como los morfemas o las sílabas.

El léxico de la LSE se compone de signos nativos y no-nativos. Los signos no-nativos tienen su origen en otras lenguas orales o signadas. Así, por ejemplo, el signo SIN proviene del deletreo de la palabra sin del castellano. El signo LINGÜÍSTICA es un préstamo de la lengua de signos italiana (Valdemoro Fernández-Quevedo, 2002). 

El léxico nativo se compone de signos que se han desarrollado de forma natural, utilizando los recursos lingüísticos de la propia LSE, sin influencia de otras lenguas. Por ejemplo, el signo ASOCIACIÓN tiene su origen en el movimiento que se realizaba para recoger y meter en una caja las cuotas que las personas pagaban en las sedes de las asociaciones. No siempre es fácil saber el origen de los signos para tener claro si vienen de otra lengua o vienen de la propia LSE. Para esta labor es importante revisar los diccionarios y registros que tenemos de la LSE.

Dentro del léxico nativo está el léxico central o léxico establecido y el no-central. El léxico central o establecido es el que nos solemos encontrar en un diccionario de LSE. Cada uno de los signos del léxico central se compone de partes (unidades subléxicas) como las descritas en la sección de fonología de la GramLSE. El signo CASA, por ejemplo, forma parte del léxico central de la LSE. Algunos signos del léxico central se articulan con una mano, otros con las dos. Hay signos simples o compuestos, etc. Un cambio en una parte de un signo del léxico central suele producir un significado diferente. Los signos POLÍTICA y COSA solo se distinguen en su configuración manual (Rodríguez González, 1992).

El léxico no-central lo constituyen elementos de la LSE que aprovechan las tres dimensiones espaciales en su realización. Son elementos cuyo significado depende del contexto en el que se utilicen y que no nos vamos a encontrar en un diccionario. Son ejemplos de léxico no-central los clasificadores, los señalamientos, las boyas y las construcciones simultáneas


(1) PERRO CL“perro cae con las patas hacia arriba” (El perro se cayó con las patas hacia arriba)

En el ejemplo (1), sabemos que el clasificador se refiere a perro gracias a que hemos articulado el signo PERRO antes del clasificador (Morales López et al., 2002). Muchos elementos del léxico no-central tienen una motivación visual muy clara, lo que hace que su significado sea bastante transparente en su contexto. Otro ejemplo de léxico no-central son los índices de la LSE, que se adaptan también al contexto (Herrero Blanco, 2009). Así, el significado de ALLÍ o AQUÍ depende del contexto en el que se esté signando.

La última parte de la sección del léxico de la GramLSE está dedicada a las partes del discurso o categorías gramaticales, como son el nombre, los verbos, los adjetivos, los adverbios, los determinantes, los pronombres, las adposiciones, las conjunciones, los numerales y cuantificadores y otras partículas, como las de la negación, preguntas, etc.