El uso del espacio en las lenguas de señas: un marco teórico

Autor/a: LIDDELL, Scott
Año: 1996
Editorial: Washington DC, 1996
Tipo de código: Copyright
Soporte: Digital

Temas

Pendiente

Detalles

Este trabajo comienza por considerar el paralelo articulatorio que existe entre las lenguas de señas y las lenguas producidas vocalmente. En ambos tipos de lenguas un articulador móvil debe ser colocado correctamente en el espacio articulatorio para producir las palabras de la lengua.  En  el  caso  de  las  lenguas  de  señas,  Stokoe (1960)  enumera  doce  locaciones contrastivas sobre el cuerpo, donde se articulan las señas. En la seña pensar, de la Lengua de Señas Americana (LSA, en adelante), por ejemplo, la punta del dedo hace contacto con la frente.  La seña divertido hace contacto con la nariz. En la producción de cualquier seña la  mano  puede  o  estar  en  contacto  con  la  locación, como  ocurre  en  la  seña color (con  la parte  interior  de  los  dedos  tocando  la  mejilla)  o  apenas  ser  acercada  a  la  locación,  como ocurre  con  la  seña espejo (la  mano  está  cerca  de  la  nariz,  pero  sin  tocarla).  Tales  usos articulatorios  del  espacio  son  contrastivos  en  LSA. La  seña cebolla,  por  ejemplo,  es producida  con  un  movimiento  espiralado  de  la  configuración  manual  "X"  en  contacto  con el lado de la frente cercano al ojo.